10 consejos básicos para cuidar tu visión

10 marzo 2018
Consejos básicos para cuidar tu visión

Además de las visitas periódicas a los profesionales de la visión, hay una serie de sencillos consejos que puedes llevar a la práctica en tu vida diaria para proteger tus ojos.

Protégete de la radiación solar

Usar gafas de sol homologadas cuya finalidad es proteger los ojos de las radiaciones ultravioletas, disminuir el deslumbramiento y amortiguar la luminosidad solar.

Cuidado con los traumatismos

Usar gafas de protección ocular en los trabajos que lo requieran o los deportes como el golf o el pádel para evitar traumatismos fuertes en los ojos.

Evita la sequedad si trabajas en la oficina en verano

Uso frecuente de lágrimas artificiales, preferiblemente sin conservantes sobre todo en verano al trabajar con ordenadores, ya que se disminuye la frecuencia de parpadeo y el aire acondicionado provoca sequedad ocular.

No abuses de móviles, ordenadores, tablets y televisión

Fuerza el parpadeo y/o realiza pausas periódicas al usar pantallas (PC, TV, Smartphone, Tablet..)

Mantén limpio el ambiente

En la medida de lo posible, evita la contaminación ambiental (espacios con polvo, tabaco o agentes irritantes, como disolventes, amoniaco, lejía…)

Si es necesario, usa humidificadores para evitar la sequedad ambiental.

No olvides los párpados

Realiza una higiene diaria de los párpados con productos específicos para evitar el exceso de secreción grasa, infecciones y alergias.

Cuida tu alimentación

Una alimentación rica en ácidos grasos omega-3 y vitaminas favorece la calidad de la lágrima.

Hidrátate

No olvides beber líquidos suficientes, pero nada de bebidas con gas o alcohol, que en realidad deshidratan. Bebe sobretodo agua, infusiones y come alimentos ricos en agua.

Descansa. Lo necesitas

Duerme adecuadamente, entre 6 y 8 horas al día.

Etiquetas:   

0 comentarios

Enviar un comentario

Artículos relacionados

Cómo proteger los ojos durante el verano

En verano se recomienda proteger correctamente los ojos de la exposición al sol, debido a que la alta luminosidad puede dañar la visión, así como del cloro de las piscinas y la sequedad del ambiente.