Los filtros terapéuticos evitan el deslumbramiento y los reflejos molestos, aumentando el contraste y el confort visual.