La detección temprana de los problemas de visión en niños mejora su rendimiento en la escuela y previene el fracaso escolar.