Blog sobre optometria

Consulta nuestros artículos sobre Optometría, Baja Visión, Terapia Visual o Salud Visual.

Testimonio: flotadores, dolor de cabeza, mareos, visión borrosa.

Última modificación: 6 mayo 2024

Cuando llegué a Salud Visión en Junio de 2023 tenía toda clase de síntomas visuales: flotadores, dolor de cabeza, mareos, visión borrosa tanto de cerca como de lejos (un tanto selectiva, a veces sí y a veces no), fotofobia (incluso con gafas de sol), visión doble (al tener los dos ojos abiertos), si leía un texto sensación de que algunas letras se movían, lagrimeo, halos (incluso alrededor de fuentes de luz pequeñas, como leds), dolores de cabeza, sensación de presión en los ojos.

Muchos de estos síntomas iban y venían y variaban en intensidad, pero en conjunción eran
severos y en muchos casos casi constantes (cuando no tenías uno, tenías otro) y me provocaban muchísimas dificultades a la hora de realizar tareas visuales: No es que no pudiera leer o utilizar un ordenador con comodidad, es que leer (ya fuese en libro o en una pantalla) era directamente imposible muchas veces. Además, otros síntomas como los mareos, la visión borrosa o la fotofobia me impedían hacer actividades que no fuesen visuales (como hacer deporte o simplemente salir por ahí) en buenas condiciones. Estaba siempre muy cansado y necesitaba dormir muchas horas para que mis ojos se recuperasen lo suficiente para poder mantenerlos abiertos durante el día.

Ya había ido mucho antes a revisiones optométricas (en 2019 y 2020) con quejas de cansancio visual pero puesto que tenía hipermetropía y pasaba muchas horas haciendo trabajo de cerca se me insistió en que era un cansancio “normal”. En 2022 pasé por varios especialistas y de nuevo se me insistió en que era todo cansancio, seguramente acumulado de la temporada de exámenes. Finalmente ese mismo año fui diagnosticado con ojo seco causado por disfunción de glándulas de meibomio, que en teoría podía explicar los síntomas que tenía. No obstante, el tratamiento (conservador al principio) no daba resultados y fui pasando por distintos oftalmólogos que fueron reafirmando el diagnóstico y ampliando el tratamiento, de nuevo con pocos resultados. Mientras tanto iban pasando los meses y yo seguía igual: siempre cansado y con problemas para realizar cualquier tarea.

También pasé por el neurológo y por un neuro-oftalmólogo que me hicieron toda clase de pruebas, pero con resultados negativos. Se seguía manteniendo la hipótesis de que era un problema de superficie ocular.

Como decía antes, llegué a Salud Visión en Junio de 2023 y para aquel entonces ya estaba desesperado: Nadie parecía pensar que me pasase nada, más allá de unos ligeros problemas de superficie ocular, que en teoría podían ser molestos pero no deberían afectarme tanto. Tras una hora y media con Cristina fui diagnosticado con un poco de exoforia y disfunciones acomodativa y oculomotora bastante severas. La exoforia se corrigió añadiendo prisma a mis gafas, lo que no se tradujo por desgracia en una mejora de la sintomatología. Para las disfunciones se me recomendó terapia visual a razón de una sesión por semana presencial en Salud Visión + ejercicios varios para realizar en casa, a diario. Comencé la terapia a finales de Julio y aunque me costó muchísimo al principio la cosa fue mejorando poco a poco y para principios de Septiembre ya iba notando alguna mejoría. Lo cierto es que los efectos de la terapia se han ido notando muy lentamente, al menos en mi caso, pero cuando uno va echando la vista atrás ve como mes a mes algunos síntomas van mejorando o directamente desapareciendo, hasta el punto de que a día de hoy (Abril de 2024), unos 9 meses después de empezar la terapia puedo leer libros y usar el ordenador viendo las letras muchísimo mejor que hace un año. Ya no necesito dormir una cantidad prohibitiva de horas para levantarme sintiendo que he descansado. Aún no veo bien del todo, y hay algunos síntomas todavía que no se han corregido del todo (mareos muy de vez en cuando, por ejemplo) pero estoy en un punto en el que vuelvo a ser un ser humano funcional (aunque aún no esté todo lo bien que me gustaría) y puedo ir haciendo mi vida mientras resuelvo (espero) los problemas que me quedan, cosa que la primera vez que pisé Salud Visión ya me parecía impensable. Ya no veo flotadores cada vez que salgo a la calle, tengo muchísimos menos dolores de cabeza, menos visión borrosa, la fotofobia ha mejorado bastante también (ya no necesito llevar gafas de sol por la calle), no me da la sensación de que las letras se muevan al leer un texto ni siento presión en los ojos. Y desde hace más o menos un mes a veces me pongo a trabajar en el ordenador y pierdo la noción del tiempo.

Artículos relacionados

Testimonio: Gafas graduadas polarizadas, desequilibrio

Testimonio: Gafas graduadas polarizadas, desequilibrio

Salud Visión no es sólo una óptica de Chamberí. Cristina hace que sea una óptica de referencia y ella pone en valor su conocimiento y experiencia innovando cada día. Llevo más de 20 años como cliente suyo, y me atrevo a decir que amigo, sin que nunca me haya...