Actualmente, los niños cada vez juegan más en casa frente a ordenadores, móviles o tablets.