Protege tus ojos del sol

La sombra, las gafas de sol y los sombreros son la mejor protección.

Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante estas horas.

  • Aproveche las sombras cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvide que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.

  • Existen lesiones oculares por acúmulo de radiaciones UV como son el desarrollo temprano de unas cataratas o lesiones conjuntivales y retinianas.

  • Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos IR, UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar.

  • Utilice gafas de sol homologadas en la ciudad, mar y montaña. Y recuerde, no compre gafas de sol sin la garantía de un establecimiento acreditado.

  • Evite las lámparas y las cremas bronceadoras porque aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección.

  • Proteja a los niños, suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra y existen gafas de sol homologadas de pequeño tamaño para nuestros bebés.