Ayudas
NO ópticas

En muchos casos son el complemento ideal de las ayudas visuales ópticas. Pueden ser desde una lámpara de luz fría, un atril, etc.

Flexos e iluminación

Evaluamos cuál es el tipo y el nivel de iluminación más adecuado para cada paciente con baja visión.

Los flexos más aconsejables son los de luz fluorescente fría porque proporcionan buena iluminación y apenas dan calor. Cuando las distancias de trabajo son muy cortas, es conveniente evitar que la luz incida en nuestros ojos y que el texto esté uniformemente iluminado.

Para el control de la iluminación es recomendable evitar superficies brillantes a la hora de trabajar.

Atriles

Ayudan a mejorar la posición y la postura corporal. Los atriles evitan la inclinación excesiva de la espalda sobre el texto acercando éste a los ojos.

Los pacientes de baja visión suelen utilizar distancias muy cortas para la lectura y la escritura, esto hace que adopten una postura anómala de la espalda sobre la mesa, la cual se mantiene en ocasiones durante periodos largos de tiempo y producen cansancio y fatiga visual.

Tiposcopios

Ayudan a los pacientes de baja visión a no perderse cuando leen y además mejoran el contraste.

Transparencias amarillas de alto contraste

El fondo amarillo permite mantener un buen contraste reduciendo los reflejos.

Teléfonos con teclados adaptados

Es una aplicación muy útil y efectiva para los usuarios con baja visión que requieran marcar su propio teclado adaptándolo a las necesidades visuales de color, tamaño y tipo de letra. Además, tiene posibilidades de configuración y el teclado facilita la localización de las teclas.

Luces para localización

Facilitan la orientación y la accesibilidad ya que aumentan la iluminación de los pasillos y sirven de guía para personas con baja visión.

Ensartadores mecánicos para coser

Es un accesorio muy práctico para pacientes de baja visión con dificultades en enhebrar agujas de diferente grosor para todo tipo de lanas e hilos.

Macrotipos

Amplifican el texto, son cómodos y sencillos para los pacientes ya que permiten una distancia de trabajo mayor y el campo visual es menos restringido.

Papel rayado, rotuladores y lápices de punta blanda

Para no perderse al escribir ni leer es importante valerse de un papel rayado. Los rotuladores aumentan el contraste en las tareas de cerca.