Examen optométrico

Durante el examen optométrico se evaluan diversas habilidades visuales.

1. Agudeza visual (AV):

Es la capacidad que tenemos para ver con nitidez letras o símbolos de lejos y de cerca.

La medida de la AV nos ayuda a determinar la necesidad de prescribir una lente compensadora de lejos, cerca o ambas mediante la comparación de la AV con y sin corrección visual.

Una disminución de la agudeza visual puede ser síntoma de que presentamos un error refractivo, como la miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

En el caso de un niño con miopía, suele observarse cómo tiende a cerrar los ojos para ver mejor de lejos. Puede acercarse mucho al televisor para verlo mejor y dirá que no ve bien la pizarra en la escuela.

En el caso de la hipermetropía, lo que hace el niño es un esfuerzo constante para enfocar las cosas, con lo que genera dolor de cabeza, picor de ojos, cansancio en la vista etc. Al no ver bien de cerca, suele haber problemas de lectura.

También puede provocar dolores de cabeza el astigmatismo (por el efecto de percibir imágenes distorsionadas) y la presbicia.

2. Autorrefractometría:

Es un examen visual que nos proporciona una medida aproximada del error refractivo mediante un dispositivo automático.

Los autorrefractómetros de campo abierto permiten la presentación de estímulos acomodativos reales a distintas distancias delante del paciente, facilitando la valoración de la respuesta acomodativa de forma objetiva y rápida.

Durante este estudio de salud visual, se puede determinar la existencia y magnitud de astigmatismos, miopías e hipermetropías.

3. Queratometría:

Es una técnica de medición con la que obtenemos los radios corneales principales determinando de esta forma el astigmatismo corneal.

Nos permite elegir el radio de curvatura de la cara posterior de una lente de contacto y controlar si se producen cambios en la superficie anterior de la córnea por el uso de una lente de contacto, como podría ser un tratamiento de ortoqueratología.

4. Biomicroscopía:

El biomicroscopio es un microscopio óptico especialmente adaptado para la observación de la superficie ocular, así como la cámara anterior y posterior del globo ocular.

Consta de un sistema de iluminación que produce la imagen de una rendija o hendidura sobre el ojo del paciente, y un sistema de observación, constituido por un microscopio de no muchos aumentos, con sistema inversor para obtener una imagen derecha de la región observada del ojo del paciente.

Las regiones observadas son:
- Pestañas
- Puntos lagrimales
- Córnea y limbo esclerocorneal
- Conjuntiva bulbar y tarsal
- Borde libre palpebral y glándulas de meibomio
- Esclera y epiesclera
- Iris y pupila
- Cristalino

5. Topografía corneal:

La topografía es un método no invasivo de exploración donde se estudia la superficie corneal, fundamentalmente su forma y curvatura, buscando la regularidad o irregularidad de su superficie anterior y/o posterior.

La valoración de la morfología corneal es de gran importancia en la monitorización y el seguimiento de patologías corneales, adaptación de lentes de contacto, cirugía refractiva, así como en la evaluación de cambios secuenciales temporales inducidos por el uso de lentes de contacto y la ortoqueratología.

6. Paquímetría:

La paquimetría es una prueba no invasiva simple e indolora que mide el espesor de la córnea.

Es importante realizar esta prueba en patologías como el glaucoma y es útil en la adaptación de lentes de contacto especiales.

7. Pupilografía-Pupilometría:

La pupilometría es la medición de los diámetros pupilares en condiciones basales y ante diferentes estímulos luminosos.

La pupilografía es el análisis de dichas respuestas pupilares.

Nos aportan información acerca de la integridad de las vías aferentes, eferentes y consensual, para evaluar defectos pupilares - como Marcus Gunn, Holmes-Adie, etc.

8. Aberrometría corneal:

La aberrometría es una técnica no invasiva que permite el estudio, de las aberraciones ópticas del globo ocular que determinarán la calidad visual del paciente mediante el análisis del frente de ondas.

9. Retinoscopía:

La retinoscopía es una técnica no invasiva que determina de manera objetiva el error refractivo del paciente.

La técnica se basa en la proyección de un haz de luz sobre el ojo del paciente, el cual movemos en vertical y horizontal.

Observamos y vamos neutralizando el movimiento del reflejo de la retina con lentes.

El examen es rápido, sencillo y preciso y requiere una cooperación mínima por parte del paciente.

10. Tonometría:

La tonometría mide la presión intraocular (PIO).

El intervalo de PIO normal es de 12 a 22 mm Hg.

11. Refracción ocular:

Tipos de errores refractivos: Miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

El procedimiento de refracción permite la obtención de un valor esferocilíndrico que proporcione al paciente la máxima AV posible, pero que le permita a su vez ver con claridad sin esfuerzo, ni fatiga ocular, existiendo un equilibrio entre los sistemas de enfoque y vergencias.

12. Motilidad ocular y Cover test:

Los movimientos oculares permiten el incremento del campo visual y el mantenimiento de la fijación, permitiendo así el centrado de la imagen en la fóvea, donde se obtiene la máxima calidad visual.

Los movimientos de los ojos, puede ser de 3 tipos:

Fijación: Es el movimiento que permite mantener la vista sobre un punto, para discriminar qué es lo que vemos.

Seguimiento: Nos permite mantener la vista fija en un objeto en movimiento. Intervienen los músculos extraoculares del ojo.

Movimientos Sacádicos: Nos permiten cambiar con rapidez la fijación de la visión de un objeto a otro o de una palabra a otra.

Realizamos el cover test que es un método objetivo utilizado habitualmente en la práctica clínica para la estimación de la presencia, dirección, y magnitud de cualquier tipo de desviación latente o manifiesta de los ejes visuales.

13. Acomodación ocular:

Es la capacidad del ojo para variar su poder refractivo con el fin de obtener una imagen en la retina, lo más nítida posible, de los objetos que deseamos tener información y que pueden estar situados a diferentes distancias.

La acomodación no es simplemente la habilidad de ver nítidamente, sino que hace referencia a un cambio dióptrico dinámico y activo del poder refractivo del ojo.

Hay que decir que se trata de una capacidad que disminuye con la edad, hasta llegar al punto de la aparición de la presbicia o vista cansada.


Las disfunciones de la acomodación pueden generar dificultades de vergencias, atención y aprendizaje.

La amplitud de acomodación (AA) determina la capacidad máxima de acomodación que se requiere para mantener la imagen nítida del objeto.

El estudio de las acomodaciones relativas permite analizar la capacidad de variación del sistema acomodativo manteniendo constante el estímulo vergencial.

La valoración de la flexibilidad acomodativa permite analizar la habilidad del sistema acomodativo para realizar cambios rápidos de acomodación y comprobar su resistencia a la fatiga en un tiempo determinado.

14. Binocularidad:

La visión binocular es la interpretación fidedigna de nuestro entorno, en una única imagen perceptual a partir de las dos imágenes retinianas que nos permite establecer y reconocer el entorno físico que nos rodea.

Las imágenes que percibimos con cada uno de los ojos se fusionan y nos permite ver en tres dimensiones o tener estereopsis.

La estereopsis o visión en 3D nos permite realizar actividades como jugar a pelota, alcanzar los objetos en movimiento, calcular la velocidad y la distancia o ver películas en 3D.

Medimos las vergencias oculares y las forias en lejos y cerca.

También, el punto próximo de convergencia (PPC), es el punto de intersección de las líneas de mirada cuando los ojos están en su convergencia máxima.

15. Retinografía:

Es una prueba diagnóstica, no invasiva que nos permite obtener una imagen de la retina o del fondo del ojo.

Se trata de una prueba rápida, eficaz, segura y sencilla.

Con la retinografia se pueden estudiar muchas enfermedades que afectan a la retina, como por ejemplo, degeneración macular asociada a la edad (DMAE), glaucoma, retinopatía diabética, etc.

Las imágenes obtenidas en esta prueba, pueden almacenarse mediante un sistema informático y compararse en el tiempo de manera que la retinografía no solo ha demostrado utilidad en la detección precoz de muchas enfermedades del fondo de ojo, sino que también nos permite evaluar la evolución de estas enfermedades retinianas a lo largo del tiempo.