Terapia visual comportamental

La terapia visual es un programa de tratamiento individualizado diseñado para mejorar la función visual y el rendimiento.

Se trabaja para obtener un sistema visual que sea capaz de percibir, procesar y comprender más rápido y mejor la información visual para sacar el máximo rendimiento.

Es un tratamiento neurofuncional, consiste en crear nuevos botones sinápticos.

La terapia visual es efectiva para pacientes de cualquier edad. Los adultos también pueden beneficiarse de este tratamiento si experimentan síntomas de fatiga ocular, visión doble, dolores de cabeza o ven afectado su rendimiento laboral.

¿En qué consiste la terapia visual?

En caso de realizar una terapia visual en niños es importante la colaboración de los padres, para conseguir más eficacia en menos tiempo.

El programa se divide en dos partes:

Terapia visual en consulta:
Una o dos veces a la semana se trabaja en sesiones de 45 minutos con ejercicios específicos y aparatos que tenemos en consulta. Realizaremos un seguimiento semanal de los ejercicios pautados para casa, para poder ir haciendo cambios e incrementando el nivel.

Terapia activa en casa:
Se mandan una serie de ejercicios de unos 15 minutos diarios (excepto el día que acudan a consulta y los domingos que se descansa) para conseguir la automatización de los cambios.

Antes de comenzar la terapia informaríamos del kit que se necesitaría para trabajar en casa, el kit es el material personalizado que nosotros consideramos que es necesario para que trabajen fuera de consulta.

¿Cuánto dura?

La duración de un programa de terapia visual varía en función del problema y de los objetivos a conseguir.

Una vez realizado el examen visual, el diagnóstico y planteados los objetivos, les podremos orientar y dar una estimación de la duración del tratamiento.

Además, a lo largo del programa, se evaluará la evolución del paciente y en función de los datos obtenidos iremos ajustando las estimaciones iniciales.

¿Cómo influye la visión en el aprendizaje escolar?

El 80% de toda la información sensorial que recibimos es visual.

El aprendizaje escolar es mayoritariamente lectoescritor, por lo que el niño procesa toda la información a través de la visión y la audición.

En primero y segundo de primaria, los niños aprenden a leer y a escribir, y necesitan tener un sistema visual eficaz para que su rendimiento académico sea de calidad.

Por lo tanto, es necesario realizar un exámen completo para observar si el rendimiento del niño se ajusta a su inteligencia o al esfuerzo empleado en realizar la tarea.

¿Qué problemas se pueden solucionar con terapia visual?

Ambliopía (Ojo vago)


Estrabismo


Visión doble


Problemas de aprendizaje


Lesión cerebral


Problemas de enfoque


Dificultades en la oculomotricidad


Estereopsis inexistente o reducida